Con cada cambio de estación nuestro cuerpo experimenta una serie de cambios y como nuestra naturaleza es cíclica como bien sabes, es momento de adaptarnos encontrando el equilibrio que nos protege y ayuda.

 

El invierno empieza ejerciendo la fuerza en Vata que poco a poco irá dando paso a Kapha.Dependerá mucho de nuestra constitución de nuestros doshas dominantes y de cómo nos hayamos cuidado para no sufrir desequilibrios durante esta estación. Si no te has cuidado demasiado todavía estás a tiempo, puedes seguir estas recomendaciones.

Que nos adaptemos a la estación hará que nuestro cuerpo  este más protegido, que nuestras emociones no se desborden, que nuestra energía no se quede estancada, que podamos conciliar el sueño…

Hemos hablado mucho que el invierno se asemeja mucho a la fase menstrual , si has leído mi guia  de sanando tu ciclo menstrual ( la tienes en la tienda) ya sabrás por donde van los tiros con el invierno, enseguida te acordarás de la de hacer la cuevita, de los alimentos más densos, de escucharnos, de reflexionar, de dejar ir y soltar para volver a florecer en primavera más limpios, más renovados …

 

Para el Ayurveda es importante que nuestros doshas no se desequilibren , para ello nos proponen que nuestra alimentación en esta época no sea fría, no es momento de ensaladas, sino más bien de cremas, sopas, potajes o guisos.

Los sabores predominantes serán los picantes ,astringentes y amargos y huiremos de los dulces que sube Kapha. Curcuma, pimienta, jengibre, cayena, canela… son especias que deben estar presentes en nuestros platos.

Conforme va avanzando el mes vamos entrado en terreno de Kapha que nos acompañará hasta la primavera y será importante que te  cuides a conciencia para no coger peso, no retener líquidos, no perder la energía, sufrir de dolores menstruales….

Kapha nos aporta esa resistencia que nos va a ayudar a poder transitar por el invierno, pero como siempre necesita un equilibrio con las otras fuerzas de pitta y vata, si no es así, Kapha nos arrastrará a sentirnos sin energía, al estancamiento y a la tristeza.

 

Las rutinas son muy importantes pues ayudan a nuestro cuerpo y a nuestra mente a estar en equilibrio. Algunas rutinas que puedes beneficiarte son :

  • Seguir los ritmos del sol
  • Cepillarse los dientes , limpiar la lengua y hacer enjuagues con aceite de sésamo
  • Agua caliente por la mañana para activar el agni digestivo, puede ser una infusión de jengibre.
  • Te chai ( pronto os subiré una receta de como lo hago yo )
  • Automasajes con sésamo, esto ayudará a mover toxinas acumuladas , al mismo tiempo que le proporcionará calor al cuerpo. Es ideal combinar con aceites esenciales como la canela, la naranja, el jazmín, el geranio, el incienso o la mirra, dependerá de tu dosha para elegir el que mejor te convenga.
  • Después haremos un baño aromático con sales de epsom con algún aceite esencial más refrescante como pino, romero, eucalipto….
  • En cuanto al yoga daremos importancia a los asanas destinados a trabajar la zona de las caderas y las que sirven para abrir tórax, garganta y senos nasales.

Necesitamos retener el calor en nuestro interior, lo podemos hacer a través de la ropa, de los platos o bebidas calientes, y también de los automasajes, baños aromáticos y los baños de Sol.

 

El invierno es el final de todas las estaciones, el final de un ciclo, en la mujer la menstruación es el inicio del ciclo en términos fisiológicos, pero a nivel energético es la culminación de un ciclo y el principio de otro.

En la MTC se dice que para unificarnos con el invierno enfatizamos el principio del Yin para volvernos más receptivos e introspectivos y nos dirijamos hacía la energía de almacenar y guardar, tal como hace la naturaleza . el frío y la oscuridad nos conducen a buscar calor interno. Es una época de descanso, de meditación profunda.

 

La sabiduría del Invierno es  enorme. nos muestra nuestro interior, nos deja deja sin colores nos despoja de todos lo que sobra. Las flores y las hojas se caen, para mostrarnos a nosotros mismos de la forma más minimalista , descartando todo aquello que no es necesario . con el solsticio donde la oscuridad está en su máximo esplendor , nos recuerda que siempre hay luz después del túnel.  que por muy oscuro que esté todo , siempre hay esperanza.

 

Es tiempo de mirar a nuestro interior y madurar nuestra sabiduría interna antes de volver a renacer en Primavera.